Historia de la Guía Michelin

La historia de la Guía Michelin se remonta al año 1900, los hermanos André y Edouard Michelin habían fundado una empresa de neumáticos con su nombre.

Recién estrenado el siglo XX, decidieron proporcionar a los viajeros una pequeña guía que les facilitase el viaje, donde se incluían mapas, lugares para obtener combustible y también establecimientos donde poder comer o alojarse para descansar de los viajes.

No sólo se convirtió en la referencia estándar para los establecimientos de alta cocina, sino que también fue una astuta estratagema de los hermanos para hacerse con su propio mercado.

En los años siguientes y, viendo el interés que despertaba la sección de restaurantes, los hermanos Michelin decidieron reclutar a un equipo de comensales que acudían de forma anónima a los establecimientos y, posteriormente, valoraban su experiencia.

Así nacería lo que hoy en día es esta Guía.
Los establecimientos de alta cocina suelen evaluarse mediante el sistema de Estrellas Michelin, que permite conceder un máximo de tres estrellas.

¿Qué significan las tres estrellas?

¿Qué se valora a la hora de conceder las estrellas?

Los criterios que se evalúan a la hora de conceder estrellas son la selección de los productos, la creatividad, el dominio de los puntos de cocción y de los sabores, la relación calidad/precio y la regularidad. Evaluados todos esos aspectos, los inspectores deciden si el restaurante es merecedor de alguna estrella.

UNA ESTRELLA ⭐️: un restaurante muy bueno

Significa que el establecimiento cuenta con una cocina de gran fineza y que compensa hacer un alto en el camino para degustar sus platos.

DOS ESTRELLAS ⭐️ ⭐️: excelente cocina que merece un desvío

Reconocen una cocina excepcional y, por lo tanto, un lugar donde merece la pena desviarse para conocer.

TRES ESTRELLAS ⭐️ ⭐️ ⭐️: una cocina excepcional que merece un viaje especial

Representan una cocina única que justifica el viaje por sí misma.

La Guía también reconoce el confort y la calidad del establecimiento, otorgando un reconocimiento en forma de cubiertos:

• Un cubierto: Lugar sencillo pero confortable.

• Dos cubiertos: Confortable.

• Tres cubiertos: Muy confortable.

• Cuatro cubiertos: Gran confort.

• Cinco tenedores: Gran lujo y tradición.

En cualquier caso, todos estos reconocimientos son un estímulo, para trabajar en la mejora del restaurant.

Desde sus humildes comienzos en Francia, el sistema de Estrellas Michelin reconoce ahora restaurantes en 37 países de Europa, Asia, Norteamérica y Sudamérica.